El ADN de los empresarios exitosos

El Gen del crecimiento

La primera característica de un empresario exitoso es que vea el crecimiento es algo necesario, que se tiene que conseguir, y que sin él algo acabará pasando factura.

Es importante crecer en la justa medida (aquí lo explico), sin crecer más de la cuenta, ya conocemos los efectos del optimismo de muchos… Crecer no siempre quiere decir facturar más. En ocasiones es ser más eficientes, o mejorar de forma continua procesos…

Hace ya más de diez años, uno de los socios de una empresa a la que admiro me dijo: “César, las empresas crecen o decrecen. No hay término medio”. Y la verdad es que tenía toda la razón:

Cuando no pensamos en crecer perdemos oportunidades que hay en nuestro entorno…
Cuando no pensamos en crecer nos quedamos obsoletos…
Cuando el crecimiento no forma parte de la estrategia nos acomodamos ¡Lo más peligroso!

Recuerda: O creces o decreces. No hay término medio.

Por este motivo, en la genética del empresario tiene que estar implantada la idea de querer ir a más, de no conformarse, de estar siempre mirando al horizonte a ver qué es lo que podría hacer para asegurar el futuro de la organización.

Está claro que una mentalidad acomodada no podrá pensar en crecer. Aquellos que piensan “esto funciona de maravilla, y encima ganamos dinero” son los más peligrosos, porque no se actualizan.

A veces, pasar unas pocas penurias es lo mejor que nos puede ocurrir para ponernos las pilas…

La ambición es algo que necesita hervir en la sangre de cada empresario, no por hacer su ego más grande, sino por querer hacer un proyecto más impactante, que ofrezca mejores soluciones y que sirva todavía mejor a la sociedad a la que pertenece.

que hacen los empresarios con exito

Una buena regla, a tener en mente si eres empresario, es que siempre vayas un poco desbordado, es decir que en tu cajón de proyectos guardados (tomo esta expresión prestada) siempre hayan tres o cuatro ideas que puedan ver la luz en cuanto tu equipo esté dispuesto para hincarles el diente.

La mentalidad acomodada no tiene cabida en esta nueva economía. Si tienes mentalidad acomodada, compra acciones del Santander y véndelas de aquí a 20 años, habrás ganado mucho dinero y tendrás pocos quebraderos de cabeza.

Pero un empresario tiene que amar el riesgo, la incertidumbre, tiene que meter la pata unas cuantas veces, y triunfar otras cuantas (Y que gane más dinero triunfando que cuando fracasa).

Un comentario en “El ADN de los empresarios exitosos

Deja un comentario