La Prestacion de Maternidad en la UE

La Comisión Europea ha anunciado que abandona su proyecto de reforma para armonizar el permiso de maternidad en la Unión Europea. Debatida desde el año 2008, esta propuesta se ha enfrentado a una fuerte oposición por parte de un amplio grupo de Estados miembros que han socavado cualquier perspectiva de compromiso

La legislación europea que actualmente regula el permiso de maternidad en la UE se remonta a la directiva 92/85/CEE de 1992, que nació con el fin de promover la mejora de la seguridad y de la salud en el trabajo de la trabajadora embarazada, que haya dado a luz o en período de lactancia. Dicha norma establece que el permiso debe tener una duración mínima de 14 semanas, de las cuales dos son obligatorias, quedando la retribución bajo las respectivas legislaciones nacionales. Y es aquí donde surgen grandes disparidades entre los veintiocho países miembros.

Duración de la baja por maternidad en los diferentes países de la Unión Europea

permiso_de_maternidad_UE.png

Dada esta situación, hace siete años, la Comisión propuso actualizar el marco legislativo mediante la ampliación del permiso de maternidad a 18 semanas remuneradas -seis semanas con el 100% de remuneración y el 85% el resto-. La propuesta estuvo motivada por una recomendación de la Organización Internacional del Trabajo con el objetivo de garantizar un equilibrio entre la vida laboral y familiar de las mujeres.

El texto fue adoptado en 2010 en primera lectura por el Parlamento Europeo, que propuso extender la duración de la baja hasta las 20 semanas con una remuneración equivalente al 100% del último sueldo de la madre, un texto que posteriormente fue bloqueado durante las negociaciones del Consejo.

Los defensores de este enfoque argumentan que los costes asociados a esta reforma se verían compensados con el aumento de la participación femenina en el mercado laboral, reduciendo la discriminación contra las mujeres embarazadas y lactantes. Asimismo, contribuiría a conciliar la vida laboral y personal, ofreciendo un impulso a la tasa de nacimientos frente al evidente envejecimiento de la población europea.

Tasa de fecundidad en los países de la Unión Europea en 2013

Pero todos estos argumentos no han tenido el peso suficiente como para convencer algunos Estados miembros (como Reino Unido, Francia, Países Bajos, Alemania, Hungría, Eslovaquia, Suecia, Dinamarca, Malta, Bulgaria y Estonia), acusados de haber obstruido de forma continuada cualquier posibilidad de acuerdo.

A pesar de haber retirado la propuesta, el ejecutivo comunitario ha asegurado que antes de 2016 planteará una iniciativa más amplia para facilitar el acceso de las mujeres al mercado laboral y garantizar la conciliación de su vida familiar y laboral.

Mª Begoña Mendez-Aguirre Crespan

Deja un comentario