Miedo a equivocarse


“ Ten el valor de equivocarte” , esta frase corta y sencilla, nos invita a reflexionar sobre diversos aspectos de nuestra cultura actual.

El miedo a equivocarse es humano, pero en ocasiones el miedo es muy grande puede provocar perfeccionismo, paralisis o evitacíon Todos ellos condicionarán negativamente la vida y restarán libertad. Por ello, es necesario entender las equivocaciones como un paso más de crecimiento y sacar el máximo partido de ellas.

El excesivo miedo a equivocarse es una conducta aprendida , que hay que desaprender porque trae consecuencias negativas.

.Si no nos equivocamos no aprendemos y no logramos evolucionar, esto es asi y siempre ha sido asi, pero en contraposición nuestra cultura no acepta la cultura del fracaso.

 “Fracasa a menudo para que puedas tener éxito más pronto”. Ésta es una gran frase dicha por Tom Kelley de IDEO, la firma de diseño más respetada en el mundo. Éste es el mantra que se repite en Silicon Valley. Para llegar más rápido al éxito debemos tener la capacidad de fallar en reiteradas ocasiones, o , asumir que “el fracaso forma parte de la vida”, que es otra frase que me gusta y que debemos de interiorizar para ser valientes .

¿Qué es el fracaso? Muchos le dan una connotación negativa, como si el obtenerlo fuera el fin del mundo. Pero en realidad, se trata de probar una hipótesis y darse cuenta de que no era la correcta. Mientras más eficientes y rápidos seamos en llevar a cabo este proceso, menos costoso y lento será el camino al éxito.

Sin embargo es mucho más fácil decirlo que hacerlo. A nadie le gusta fallar y mucho menos aceptar que se fracasó. Es muy raro encontrar a alguien que públicamente admita que falló, que se propuso hacer algo y no resultó en lo que él esperaba. Esto debido principalmente a un tabú social y al temor del “¿qué dirán?”, “¿se me cerrarán las puertas?”.

A lo largo de mi experiencia profesional, en los cursos que imparto a desempleados muchos me comentan que una forma de salir del desempleo podría ser crear una empresa pero no lo hacen por miedo al fracaso, lo ven como una operación de mucho riesgo tanto económico, como personal y muchos no se ven , con la valentía necesaria para afrontarlo.

Sin embargo otra realidad de nuestra época, es que el trabajo por cuenta ajena tiende a disminuir, sobre todo para aquellos trabajadores de mas de 45 años a los que el sistema es reacio a darle oportunidades de empleo por cuestión de edad .

En una cultura como la nuestra, estamos acostumbrados a maltratar al que ha fallado y le decimos que deje de intentarlo, que él no es bueno para ello. Vemos que alguien inicia una empresa y no lo logra, entonces asumimos que, porque falló la primera vez, entonces ya no debería de continuar intentándolo. No obstante, la realidad es todo lo contrario. Esa persona tiene ahora más experiencia, una que no se puede aprender en las aulas de un colegio o alguna universidad, ni siquiera en el escritorio de una empresa ajena. Aprender de tus errores es una lección cara pero muy valiosa.

                       Mª Begoña Mendez-Aguirre Crespan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.